Conoce la historia de Katia Ballista

Conoce la historia de Katia Ballista

Entrevistamos a Katia y esto fue lo que nos contó:

Katia es una joven de 30 años, quien posee una maestría en Currículo y Enseñanza del Español. Laboró como maestra en una escuela privada, pero su vida cambió cuando en el 2015, luego de llegar de unas vacaciones, le diagnosticaron Lupus Eritematoso Sistémico.

A raíz de este diagnóstico, ya no podía laborara tiempo completo y decidió reinventarse. Ofrece el servicio de manicura y esmaltado en gel a domicilio, además de ser tallerista.

Conozcamos más de esta historia…

A continuación, más sobre esta entrevista:

¿Qué te motivó a convertirte en tu propio jefe?

Las circunstancias de la vida. Aunque es una situación en la que nadie desea estar, yo lo he tomado como una nueva oportunidad para aprender otras destrezas que, tal vez, no hubiese descubierto. ¡La vida me ha dado otra oportunidad y me ha enseñado otra perspectiva!

¿Cuál ha sido su mayor reto?

Lograr que niños (exestudiantes) aprendieran a leer. 

¿Eres madre?, ¿esposa?, ¿empresaria/profesional? ¿Cómo te organizas?

Soy empresaria/profesional. E considero muy estructurada. Se trata de saber manejar el tiempo. 

¿Cuál es tu mayor éxito hasta ahora?

Finalizar la tesis de maestría. 

¿Qué les diría a las mujeres que están comenzando su negocio o tienen una idea y les gustaría comenzar una?

Les diría que se lancen. No se pierde nada con intentar. Si tienes una idea, consulta. No tengas miedo de que te “roben” la idea. Estamos en la era de la tecnología y en la unión esta la fuerza. Busca colaborar con otras personas. Pero…Hazlo y no te quedes solamente con la idea.

Si tuvieras la oportunidad de estar y hablar en un salón lleno de mujeres que son víctimas de la vida, sin motivación y autoestima muy baja, ¿qué les diría?

Todas pasamos situaciones, unas más difíciles que otras, sin embargo, la vida no culmina en una prueba. La vida es una escuela en la que nos enseñan a través de pruebas, si no la pasas, te la repiten. Tú decides si te quedas en el suelo llorando o te sacudes el polvo y andas. Nadie lo hará por ti. La vida es dura, pero Pablo dijo: “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. – Filipenses 4:11-13

Quiero expresarle mi agradecimiento a Katia por haber compartido con nosotras su historia. Una mujer emprendedora a la que le deseo mucho éxito.

Para contactar a Katia, puedes seguirla en:

Facebook: https://www.facebook.com/nagelsnagelspr/

Instagram: nagelsnagels

 

Leave a Reply