Cuando su día no vaya bien, haga un reinicio rápido

Cuando su día no vaya bien, haga un reinicio rápido

En días pasados tuve una reunión de almuerzo, mi clienta entro al restaurante y con sus ojos recorrieron el lugar hasta que me encontró. Apresurándose, se dejó caer en la silla al otro lado de la mesa. “WOW, qué mañana tan loca”, comentó. “No creo que haya salido nada como esperaba hoy”.

Cuando sacó su libreta y su bolígrafo de su bolso, los golpeó contra la mesa y dejó caer los dos en el suelo. “¿Ves lo que quiero decir? Nada va bien”.

En una palabra, mi cliente estaba agotada. ¿Alguna vez ha tenido uno de esos días?

“Hagamos algo para cambiar eso”, le dije. “¿Estás lista para probar algo?”

Ella sonrió. “Con el día que he tenido, intentaré cualquier cosa”.

La mantuve a unos metros de la mesa. Le dije que recordara a qué se enfrentaba, que resultó ser una mesa alta y redonda con dos hombres sentados. Luego le expliqué lo que quería que hiciera.

Debía marchar y contar hasta 50. Cuando levantaba la pierna izquierda en alto (hasta su nivel de la cintura), debía levantar el puño derecho hacia el pecho. Cuando levantaba la pierna derecha, debía levantar el puño izquierdo, alternando los brazos con las piernas.

Pero había una trampa. Ella debía marchar en su lugar con los ojos bien cerrados.

Ella inclinó la cabeza hacia un lado y se rio.

“No te preocupes, nadie va a pensar que estás loca”, bromeé. “Cuando llegues a los 50, deja de marchar y quédate quieta hasta que te pida que abras los ojos”.

“Bien entonces. Aquí va”, dijo ella. Cerró los ojos, comenzó a caminar y contó cada paso hasta que llegó a los 50. Luego se detuvo.

“Ahora, abre los ojos lentamente y dime a qué te enfrentas”, le dije.

Ella abrió los ojos y me dijo. “¿Cómo sucedió eso?”, Preguntó ella. Estaba frente a una ventana que había estado justo detrás de ella cuando comenzó a marchar.

“Podría haber jurado que estaba marchando en el lugar y no me había movido en absoluto”, comentó. “No puedo creer que me haya dado vuelta”.

Ese fue exactamente mi punto con este ejercicio. Todos los días nos impactan las pequeñas cosas que suceden a nuestro alrededor. Si no mantenemos nuestros ojos abiertos y nuestras mentes tranquila, accidentalmente podemos terminar fuera de curso y sentir que estamos desequilibrados.

Cuando sienta que su día no va bien, haga algo para cambiar la situación física y mentalmente. Toma un descanso rápido. Salga a caminar al aire libre o tome una taza de café. Lo que funcione para ti. Luego visualice lo que quiere lograr y vea que sucede en su mente.

Para mi cliente, restablecer su día para volver a encarrilarse sucedió cuando se sentó en silencio durante unos minutos respirando profundamente, y visualizó una reunión de progreso exitosa con su equipo de proyecto esa tarde.

Conclusión: la elección es suya en cuanto al tipo de día que tendrá. Si siente que las cosas se están yendo mal, tómese un tiempo de descanso rápido para que las cosas vuelvan a su lugar.

Leave a Reply