No permitas que nadie apague tu luz

No permitas que nadie apague tu luz

Que complicado, cuando bajo la nostalgia, dan ganas de escribir como un método para sacar todas esas ideas que rondan tu cabeza y así liberar un poco tu mente, consciencia, alma, corazón o simplemente para sacarte un peso de encima. Y en eso estoy ahora.

No puedo decir que la vida me ha tratado mal porque, gracias a Dios, tengo todo lo que alguien puede necesitar y un poco más, pero sí he pasado por momentos bastante difíciles porque no me gustan las cosas fáciles.

Siempre elijo el camino con obstáculos (muchas veces en forma inconsciente) en vez de seguir por lo que sería menos complicado. De este modo he logrado alcanzar varias metas pero también me ha llevado al “abismo” un par de veces, por pensar demasiado, cuestionar casi todo y creer que todavía se puede cambiar el mundo.

En realidad es un poco de soberbia, porque más que nada es creer que YO puedo cambiar el mundo, o el entorno que me rodea o más iluso aún, que alguien cambie por mí. Suena un tanto egocéntrico, pero no ciertamente de ese modo, es provocar un cambio en una persona.

El gusto del ser humano por los desafíos, el querer “salirte con la tuya“, que siempre (en mi caso) va de la mano con un “no hagas esto porque vas a sufrir“. Es increíble que para muchas personas, un “no hagas esto” o “eso está prohibido” te lleva directo a aquello. Me encantaría poder entenderlo o por lo menos controlarlo. Para mí se relaciona un poco con la idea de poder unificar mente y corazón, racionalidad y sentimientos, que es algo muy difícil.

Sin embargo, creo en mi y en mi capacidad, pero sobretodo, creo en que hay un Dios, un Ser Supremo, un Guía, un Creador, o como le quieras llamar; que cuida de nosotros y nos envió a esta Tierra con talentos, dones, para ser alguien especial. Un Dios que envió a su hijo a que viviera entre nosotros para librarnos del pecado. Entonces, ¿porque no resaltar lo que somos? ¿Luchar, porqué no? ¿Vivir al maximo, porqué no? ¿Tomar desiciones, porqué no?

Prefiero decir: “no me salió como espere, pero lo hize” vs. “Que hubiera pasado si me hubiera lanzado“. Tengo un sexto sentido que me ayuda a ver más allá de lo superficial, que me permite detectar, lo que es y como es.

No importa donde estés ahora y lo que no hayas logrado, hoy es un nuevo día por lo que tienes la oportunidad de dar ese gran paso. No permitas que nadie apague tu luz… Eres único!

Leave a Reply