Puedes tener un Corazón Tierno y aún ser Fuerte

Puedes tener un Corazón Tierno y aún ser Fuerte

Es bueno tener un corazón noble y tierno, pero a veces es necesario que sea fuerte. El problema no es que ambos existan (ambos existen, en todos nosotros). El problema es lo que sucede cuando están fuera de balance.

Cuando favorecemos demasiado nuestro lado tierno, podríamos sucumbirnos en la angustia y un posible colapso, emocional. Si dejamos que nuestro lado fuerte se vuelva demasiado duro, nuestra ira podría consumirnos hasta que nos quememos.

Se necesita tanto el lado fuerte como el lado tierno, trabajando juntos.

Ahora, voy a ser sincera: la sociedad a veces no está loca por la gente que es fuerte y tierna. Puede ser muy de género: se espera que los hombres sean duros y fuertes; Se espera que las mujeres sean dulces y tiernas. Entonces estamos rompiendo las reglas.

Pero confía en mí cuando digo que vale la pena. Vale la pena abrazarse completamente. En última instancia, los que te rodean (¡y el mundo!) Se beneficiarán de que te muestres como tu ser completo.

Sí, nuestro lado ardiente hará que algunas personas se sientan incómodas, tal como lo harán nuestras vulnerabilidades. Todos sobrevivirán a esa incomodidad. Solo recuerde que su dolor de corazón es válido, al igual que su fuerza desea crear transformación.

A veces parece que los matices ya no son bienvenidos, que estamos reducidos a lo que podemos incluir en un subtítulo de Instagram. Pero se te permite ser complicado.

Existe el mito de que ser fuerte no es espiritual, que se supone que todos debemos estar perfectamente tranquilos todo el tiempo. Eso simplemente no es cierto. Nuestro lado fuerte, o cualquier otra reacción a la opresión o al estado del mundo, es solo un conjunto de condiciones con las que estamos trabajando.

La ira es simplemente otra parte de nuestra experiencia. De hecho, nos ofrece una rutina para nuestra práctica. Más allá de nuestra propia práctica individual, nuestro lado fuerte es una lámpara para iluminar la injusticia y mostrar el camino a seguir.

Por otro lado, existe la idea errónea de que, si somos “demasiado” tiernos, nos derrumbaremos cuando las cosas se pongan difíciles. Es cierto que no queremos ser víctimas de nuestras emociones. Es un regalo poder trabajar con ellos hábilmente.

Sin embargo, nuestra ternura es realmente un activo. La ternura nos permite percibir nuestra interconexión más fácilmente: reconocernos en los demás y viceversa. Es la base de un mundo más compasivo.

Es por eso que yo (y nosotros) necesitamos ambos. Cuando hay demasiado de uno, nos desequilibramos. Hay regalos para abrazar a ambos, de estar en algún lugar en el medio. Para crear más de este equilibrio, es importante conocer sus tendencias.

¿Tiendes hacia el lado fuerte o el lado tierno? Con esa información, puede navegar formas de crear más equilibrio y comunicación entre esos dos lados.

Si tiende más al lado fuerte, practique ponerse en contacto con los sentimientos subyacentes a cualquier enojo o reactividad. Recuerde que está bien sentirse tierno y vulnerable. Coloque sus manos sobre su corazón y respire, si tiene problemas para ponerse en contacto con su ternura.

Si su estado natural es más sensible, practique actuar al servicio de lo que le rompe el corazón. Entrar en acción crea una sensación de empoderamiento. Tomar medidas (incluso acciones pequeñas) regularmente puede ayudarlo a liberar los sentimientos de impotencia que pueda estar sintiendo.

Sobre todo, recuerde la raíz de su cuidado. Ya sea que provenga de un lugar de fuerte de protección o tierno con cuidado, estos sentimientos son recordatorios de que te importa.

Todos tenemos permitido sostener todas nuestras partes, todas al mismo tiempo, incluso si algunas de ellas no parecen encajar al principio.

Leave a Reply